5 recetas ideales para verano

recetas verano

Con el calor las digestiones se hacen más pesadas, y una forma de sentirnos más ligeros y evitar la somnolencia después de las comidas, es optar por recetas con verdura. ¡No todo son ensaladas! Aquí os dejamos cinco recetas que desmontan el mito de que la verdura es aburrida y que además son perfectas para el verano.

Guacamole: una receta sencilla, rápida y fresca

Los ingredientes son fáciles de encontrar en cualquier tienda: dos o tres aguacates, cilantro , jalapeño (si lo quieres un poco picante), cebolla roja y tomate picado. No hay que olvidar el aliño: una cucharada de sal, tabasco o lima. Y para el aliño, una pizca de sal y lima. Lo ponemos todo en un mortero y lo machacamos todo hasta conseguir una pasta, que no tiene que quedar homogénea, sino con tropezones. Lo acompañamos de unos totopos (nachos), ¡y listo!

Falafel de garbanzos: una receta con alto contenido energético

Si sientes que el día se te está haciendo largo, y todavía no ha llegado ni la hora de la comida, el falafel es te dará ese aporte extra de energía para evitar la somnolencia de los días de verano. Esta receta, hecha a base de garbanzos, además cuidará tu corazón. Su alto contenido en  ácidos grasos esenciales insaturados y lecitina, y sobre todo Omega 6, ayudan a regular el colesterol.

Para su preparación necesitaremos 300 gramos de garbanzos,  40 gramos de pan rallado, una cebolla grande, aceite de oliva virgen extra, cinco dientes de ajo, dos cucharaditas de comino, cilantro fresco recién picado, un sobre de levadura en polvo, sal y pimienta negra molida al gusto. Como en casi todos los platos con legumbres, debemos tener los garbanzos en remojo desde el día anterior para que se ablanden. Quitamos el agua y los pasamos por la picadora. Los ajos y el perejil también tendrán que picarlos muy bien. Después, se mezcla todo en un bol grande hasta conseguir una textura homogénea, lo salpimentamos al gusto y añadimos el pan rallado, el comino y la levadura. Se deja reposar media hora y se hacen bolas como si fueran croquetas. Por último, las freímos hasta que estén doradas y ya tenemos preparado el falafel.

Melanzane alla parmigiana: una receta de berenjena a la parmesana

Esta receta, aunque es sencilla es un poco laboriosa. Donde en una lasaña clásica había pasta, aquí hay una lámina de berenjena. El relleno se hará con tomate natural y queso parmesano. Primero lavamos y cortamos las berenjenas a lo largo, echamos una pizca de sal y dejamos que suden. Después se vuelven a lavar y se secan con papel de cocina. Mientras tanto, sofreímos el tomate, con ajo, sal y dos cucharadas de tomate frito. También hay que precalentar el horno a 180 grados. Cuando las berenjenas hayan sudado y estén lavadas y secas de nuevo, las pasamos por la plancha y las colocamos en la fuente como una primera capa de base. Ponemos una capa del sofrito, otra de queso y orégano y albahaca. Repetimos esta operación varias veces y en la última capa de berenjena ponemos huevo batido por encima y espolvoreamos también con parmesano y hierbas. Finalmente, se hornea veinte minutos hasta que la primera capa esté dorada.

Rissotto de boletus: la receta que nunca falla

Un clásico de la cocina italiana que siempre gusta. Necesitaremos unos 300 gramos de setas, preferiblemente boletus, una cebolla, un ajo, caldo de verduras, vino blanco seco, 50 gramos de parmesano y dos cucharadas de perejil picado. Sofreímos las setas con el ajo y perejil picados, añadimos el vino, lo dejamos reducir y lo apartamos del fuego. En una cazuela rehogamos la cebolla y añadimos el arroz y el sofrito de setas con el primer cucharón de caldo. Según se vaya quedando sin caldo se echa otro cucharón, y se repite esto mismo hasta que se consume todo el caldo que habíamos preparado. Finalmente, añadimos el parmesano, salpimentamos y removemos.

Korma vegetal: la receta que hará que ames la verdura

Los platos hindúes nos sorprenden siempre con sus colores y sabores intensos. Además, el hecho de que gran parte de la población de la India sea vegetariana, hace que podamos conocer platos tradicionales increíbles de verduras. El korma, es un tipo de curry, el plato hindú más conocido. Este curry en concreto destaca por su sabor sorprendentemente dulce, con el coco como su ingrediente estrella. Necesitaremos anacardos, coliflor, judías verdes, zanahorias en tiras, cebolla picada y patatas cortadas en daditos. También lleva jengibre, cilantro, azafrán, cúrcuma y garam masala. Para la salsa, utilizaremos nata y/o leche de coco, que le dará ese sabor tan característico.

Para prepararlo, primero ponemos los anacardos a remojo veinte minutos y el azafrán en la leche caliente. Hervimos la coliflor las judías y la zanahoria unos tres o cuatro minutos. Calentamos el aceite y sofreímos la cebolla con un poquito de jengibre rallado y añadimos el cilantro y la cúrcuma. Después añadimos 3 cucharadas de agua caliente, esperamos tres minutos, añadimos otras tres cucharadas, y rehogamos todo. Se añade la leche con el azafrán y media cucharadita de sal. Cuando entre en ebullición incluimos todas las hortalizas y lo dejamos cocer unos tres minutos. Trituramos los anacardos con parte del agua caliente. Lo añadimos al guiso, lo mezclamos todo y dejamos que se cocine unos minutos hasta que espese. Servimos acompañado de arroz basmati y ¡a disfrutar del festival del sabor!

4 Comments

  • Responder julio 3, 2018

    Mónica

    El auténtico guacamole no se hace con cebolla roja. Para conseguir la pasta: se aplasta el aguacate con un tenedor. Se sal pimenta y se añaden las gotas de limón (lima) y luego se añada “mezclando” (no aplastando), finamente picado: el tomate, la cebolla y el cilantro.
    Para hacerlo auténtico, es chile verde fresco menudamente picado (El jalapeño es el mismo chile pero hecho en escabeche). Nunca se usa salsa tabasco!
    La diferencia entre totopos y nachos es que los totopos son los triángulos de tortilla solos, malamente llamados nachos. Los nachos son un invento “tex-mex” de la frontera, que llevan queso derretido y rodajas de jalapeño. Ahora reinventados en los restaurantes norteamericanos con muchas variantes: con crema, guacamole, chile, carne, pollo, salsa mexicana o pico de gallo.

    • Responder julio 6, 2018

      Adrián Díez de la Puente

      ¡Gracias por la aportación Mónica! Nos encanta que colaboréis con vuestras recetas y trucos.

      Un saludo.

  • Responder julio 2, 2018

    JULIO

    Yo ya preparo el guacamole, siempre con lima. Y si los nachos son caseros mejor, aunque todavía no he dado ese paso. Si habéis viajado a México, seguro que habréis visto cómo las abuelas preparan los totopos con masas de maíz que crean, amasan y hornean ellas mismas en casa.

    Me apunto intentar el falafel. Siempre hay que buscar formas alternativas de tomar legumbres todo el año, y no limitarlo a a) Platos de cuchara tradicionales y b) ensaladas. Esos caminos ya están bastante recorridos y están genial, pero con las legumbres hay más posibilidades que explorar.

    Saludos!

    • Responder julio 3, 2018

      Adrián Díez de la Puente

      ¡Gracias por la aportación Julio! El falafel es una receta sencilla y efectivamente abre el abanico de posibilidades para cocinar con legumbres.

      Un saludo.

Leave a Reply