5 secretos para preparar las croquetas de jamón perfectas

Croquetas de jamón perfectas

Las croquetas forman parte de nuestra gastronomía y están presentes en la mayoría de cartas de restaurantes y en los menús de cada hogar. Su preparación puede variar según los gustos y tradiciones, pues es un plato muy versátil que acepta multitud de ingredientes en su receta. Sin embargo, su preparación no está exenta de trucos y secretos que si se conocen pueden convertir a las croquetas en las reinas de la mesa, o por el contrario, arruinar completamente su preparación. Por ello, os revelamos 5 secretos para preparar las croquetas de jamón perfectas y podáis disfrutar de todo su sabor.

Lo primero de todo queremos recordar los ingredientes: jamón, leche, nata, mantequilla, harina, huevo, pan rallado, aceite de oliva, sal, pimienta y nuez moscada.

1. El jamón, que sea ibérico

Aunque estéis cocinando croquetas, cuanto mejor sea la calidad del jamón, mejor aún será el resultado. Por eso aconsejamos que uséis siempre jamón ibérico. Además, a la hora de preparar la bechamel un buen truco es añadir un hueso de jamón a la cazuela en la que se esté cociendo la leche con la nata (15-20 min hirviendo). De esta manera se aportará una mayor intensidad al sabor del jamón de las croquetas.

2. La masa, sin grumos

El secreto principal reside en la masa. Si preferís unas croquetas más ligeras y cremosas, lo recomendable es añadir 1 litro de leche, 90 gr de mantequilla y 90 gr de harina. Si por el contrario deseáis que sean compactas, podéis añadir más cantidad de harina. Por supuesto, prohibidos los grumos.

Una vez está preparada la masa (jamón, cebolla, mantequilla y aceite) y la leche ya ha hervido, hay que añadir el caldo poco a poco, nunca de golpe, remover todo en una cazuela y repetir. La leche debe estar muy caliente para no haya choque de temperaturas entre ambas mezclas.

3. Las croquetas, en dos bocados

Tras haber preparado la masa correctamente, se debe dejar enfriar la misma para posteriormente bolear las croquetas. En este paso, el tamaño es importante: según los expertos, las buenas croquetas deben poder comerse en dos bocados, ni más ni menos. Esta sería la medida perfecta.

4. El rebozado, crujiente

Harina, huevo y pan rallado. Siempre hay que seguir este orden a la hora de reparar las croquetas antes de freírlas. El aceite deber ser muy abundante y estar muy caliente, hasta que se doren las croquetas. Además, no deben echarse todas de golpe en el aceite hirviendo, pues esto bajaría la temperatura del aceite. Se deben introducir en la sartén una a una. También es importante que al sacarlas se retire el aceite sobrante.

5. La guarnición, ligera

Las croquetas, al ser un plato contundente, es mejor acompañarlas de platos ligeros como ensaladas o tapas. Así se podrá disfrutar de su sabor sin empacharse ¡y podréis comer más! Y en el caso de que sobren… Las croquetas se pueden congelar, ya que se conservan perfectamente en el congelador. Pero nunca se deben congelar fritas. Si ya están cocinadas, mejor guardadlas a temperatura ambiente.

Cada plato es un mundo, y a mí me apasiona viajar. Los que me conocen dicen que hago demasiadas preguntas, por eso estudié Periodismo y escribo sobre gastronomía, para escuchar al paladar. La cerveza clara y el chocolate espeso.

1 Comment

  • Responder octubre 30, 2017

    JULIO DIAZ GARCIA

    Qué ricasssss!! La croqueta de jamón es el medidor universal de la calidad de los locales de tapeo. Y es difícil encontrarlas.

Leave a Reply