El jamón y sus errores al consumirlo

jamon

Comenzamos nuevo año y con el propósitos que inundan nuestra cabeza de nuevos proyectos para ser un poco mejores durante el próximo año. Por ello y porque sabemos que eres un fiel amante del jamón, te damos una serie de pistas para no cometer errores a la hora de consumirlo.

Un producto tan especial y diferente como lo es el jamón ibérico necesita una serie de pasos a la hora de prepararlo para que su sabor permanezca y no se vea dañado por factores externos. Este es el caso de la temperatura a la hora de servirlo en la mesa. Es fundamental que el producto se encuentre a una temperatura de 24º aproximadamente y si éste ha estado envasado al vacío o en la nevera deberá tenerse aproximadamente una hora fuera antes de emplatarlo.

La temperatura perfecta es imprescindible pero cuidado, la calidad del jamón lo es todo. El maestro jamonero Arturo Sánchez lo tiene claro. Cuando el jamón no es tan bueno hay que comerlo rápidamente porque si no se seca enseguida y aflora la sal mientras que si es de mejor calidad, dejarlo reposar diez minutos es clave para que la grasa oxigene y mantenga todo su sabor.

“Hay jamones que cuando los dejas un rato en el plato parecen bacalao y son incomibles”

Un falso mito a la hora de querer comprar un jamón excelente es la elección de la pata. Muchos aseguran que se trata de la izquierda mientras que otros muchos de la derecha. Lo cierto es que todo depende del lado del que duerme el animal, ya que éste se desarrolla mejor, pero en realidad esta posición varía por lo que no se puede afirmar que una sea mejor que otra.

Otro error que cometemos muchos y que tiene una clara explicación es comprar jamones de hembras en lugar de machos. Para el maestro jamonero esta es otra de las creencias más extendidas y que es mentira. Explica que

“Los cerdos machos que se crían para jamones son castrados para que no desarrollen hormonas como la testosterona, que sí que influye en cómo se desarrolla la fibra”

¿Uno de los factores más importantes? La forma de cortarlo.

Que la loncha sea fina, casi transparente y que se pueda meter de un bocado en la boca crea una explosión de sabores que ensalzan la sutileza y textura de uno de los productos de referencia españoles y para ello, el cuchillo con el que se corta es de gran importancia. No sirve cualquiera, debe de ser largo y flexible e intentar evitar utilizarlo para las cortezas o los huesos.

Taparlo con un trapo blanco o servirlo en un plato con colores son dos de los errores más comunes que afectan a la conservación del mismo. La grasa y film transparente es la mejor forma de conservarlo y el plato blanco el mejor soporte para servirlo. Nunca falla.

En cuanto al maridaje un buen vino tinto nunca falla aunque algunos expertos aseguran que el vino blanco o el champagne limpian el paladar después de cada bocado y expone de manera más intensa los sabores del mismo. Muchos son los restaurantes que lo incluyen dentro de su oferta gastronómica, en ClubKviar puedes ver una amplia selección de los mejores de la ciudad.

Con estas claves disfrutarás más que nunca de nuestro producto estrella, el jamón.

Be first to comment