Food trucks, gastronomía sobre ruedas

madreat

Durante este fin de semana, sábado 19 y domingo 20 de Marzo, se celebrará Madreat, el mercado callejero de los Food Trucks, en el Pabellón de Ondarreta del recinto Ferial de la Casa de Campo. A raiz de este evento que se repite periódicamente reflexionamos sobre las nuevas formas de la gastronomía. Estas cocinas con ruedas llevan en nuestro país ya varios años y podríamos pensar que están asentadas, pues se han extendido por toda nuestra geografía con diferentes eventos como Eat Street en Barcelona o Andalucía Pop Up. Pese a todo son un fenómeno reciente y que aún no goza de la popularidad de la que disfruta en otros países como Alemania o Francia y mucho menos comparable es con Estados Unidos, con más de  2 siglos de tradición.

Tanto en Madreat como en el resto de convocatorias con food trucks  hay presente una gran fusión, con presencia de las grandes cocinas del mundo. Restaurantes japoneses, mexicanos o peruanos son una constante, pero no solo eso. Cocinas tradicionales como la asturiana, vasca o andaluza también están representadas, así como corrientes muy de moda de las que ya hemos hablado, la gastronomía de proximidad y Km 0. En este caso también contarán  con  un food truck de cocina canaria, que hará las delicias de los que se acerquen a probar sus platos. Una de las grandes ventajas de estas convocatorias es poder degustar sin apenas moverte unos metros, tus platos favoritos de cada cocina. Eat Street Barcelona

Para aquellos que aún no hayan probado los food trucks, quizá les interese saber que en los últimos años han pasado por este tipo de eventos grandes restaurantes, algunos incluso con Estrella Michelin como Kabuki o Álbora, demostrando que aunque se disfrute la cocina en la calle, no pierde ni un ápice de su calidad. Se modifica la experiencia, pero los sabores y el placer de la gastronomía sigue presente. También otros restaurantes de calidad como El Chiringuito de El Señor Martín, Tepic, Chifa y muchos más han apostado por ofrecer sus platos en la calle. Ayuda a diversificar el negocio y es una buena oportunidad para dar tu restaurante a conocer a un público diferente, por lo que entendemos la apuesta de estos establecimientos.

El reto, o más bien el problema que algunos indican es el amateurismo de algunos de estos camiones, en muchos casos con unas condiciones inadecuadas para el cliente. Sin embargo gracias a plataformas como Street Food Mad que intentan asentar el concepto, los food trucks ya disponen de unos mínimos legales y unas condiciones mejores. A partir de aquí tratan de apostar por la innovación y nuevos modelos de negocio. Este tipo de apuestas nos parecen muy positivas ya que permite acercar la cocina de calidad a todos los públicos, lo que seguro redundará en nuevos aficionados a la gastronomía.

¿Qué opinión os merecen los food trucks?

Estudié Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Foodie y gourmet, las dos cosas a la vez. Lo mío es el marisco, los chuletones, la cocina creativa y los restaurantes que también tienen carta de cervezas, aunque termine pidiendo vino.

1 Comment

  • Responder marzo 27, 2016

    José M. de la Torre

    Gastronómicamente, esta especie de cocinas de campaña no me merecen gran consideración. No son más que “un quiero y no puedo”, con el agravante de que algunos propietarios intentan convencer al público que ofrecen platos de gran calidad, similares a los que se sirven en un restaurante. Es evidente que en el reducido espacio de una furgoneta y bajo las condiciones en las que se trabaja, no es posible conseguir el nivel de los platos que se ofrecen en un buen establecimiento. Es irrelevante que el propietario lo sea también de un local con una estrella Michelin o tres gorros del Gault&Millau. Por el contrario son útiles si uno está apurado de tiempo y no tiene más remedio que comer sentado en un banco de la calle. Mi experiencia personal con numerosas furgonetas en los Estados Unidos, es que sirven comida similar a la de Burger King, Quizno’s o Subway. Quizá los de comida “Tex-Mex” que he probado en Washington ofrecían algo más, pero ni de lejos se acercaban, por ejemplo, a Chipotle, que es un mexicano de cocina rápida, pero superior a otros de auténtica comida basura, como Taco Bell. En España o Francia no los he probado ni creo que lo haga, ya que en ambas naciones es muy sencillo encontrar un buen restaurante donde comer bien, cómodamente sentado y bien atendido. En España, además, tenemos miles de bares que le dan cien vueltas a cualquier camión de esos.

Leave a Reply