Holy Chicken! La industria del pollo en el punto de mira

Holy Chicken

Morgan Spurlock lo ha vuelto a hacer. Después de revolver el estómago de millones de espectadores con su documental ‘Super Size Me’ (2004) -en el que durante 30 días consecutivos se alimentó únicamente de comida de McDonald’s- ahora pretende poner en jaque a las empresas de comida rápida de pollo con “Super Size Me 2: Holy Chicken!”. Esta vez el enfoque es distinto. Spurlock no se somete a ningún experimento en primera persona sino que desentierra las artimañas y mentiras con las que las empresas de comida rápida de sándwiches de pollo -Subway, Wendy’s, Kentucky Fried Chicken- maquillan sus productos nada saludables.

“La primera película está hecha desde la perspectiva del consumidor —qué decisiones tomamos y por qué—, así que esta vez nos planteamos partir de la visión de la empresa. Te contamos cómo piensan, por qué hacen lo que hacen y cómo producen y te venden la comida”, aseguró a Business Insider.

Los efectos de Super Size Me, 2004

‘Super Size Me’ sacó los colores a las multinacionales de comida rápida, y sobre todo, a McDonald’s. Spurlock desayunó, comió y cenó hamburguesas y patatas fritas durante un mes, para dejar claras las consecuencias que tiene ingerir este tipo de comida. El director de Super Size Me ganó 11 kilos en 30 días, lo que le llevó a sufrir disfunción sexual y perforación del hígado.

McDonald’s también sufrió las consecuencias, pues millones de personas vieron el documental e incluso fue nominado al Oscar. Su respuesta fue intentar mejorar la calidad de sus alimentos pero en especial, se centró en la publicidad. Construyó una campaña de propaganda masiva para proteger su marca convenciendo a la gente de que McDonald’s estaba comprometida a hacer más saludables sus productos. El resto de la industria de comida rápida siguió el ejemplo. ¿El resultado? Los consumidores estamos ahora más concienciados y contamos con más información sobre la comida que ingerimos.

Super Size Me 2: Holy Chicken!, 2017

Dar visibilidad y denunciar a las granjas que crían miles de pollos en condiciones aberrantes, los oligopolios que controlan las mismas y el vocabulario fraudulento que usan las marcas para vender sus “saludables” sándwiches de pollo son las misiones principales de este documental.

¿Cuántas veces hemos escuchado y leído las palabras crispy, artesano o de corral ? Todas ellas son empleadas por estas multinacionales para maquillar la calidad real de sus productos y sus cuestionables prácticas. El pollo es un alimento bajo en grasa y en calorías, y además contiene altos niveles de proteínas, propiedades muy beneficiosas para la salud. Sin embargo, este es el motivo por el que las cadenas de comida rápida utilizan el pollo para conseguir más ventas, ya que se considera saludable.

En este documental, Spurlock ha querido mostrar el proceso completo que realizan las multinacionales creando una empresa de sándwiches de pollo llamada ‘Holy Chicken!’. En ella utiliza todos los productos del mercado actual e incluye las prácticas que critica, a modo de burla y denuncia.

Por ahora, tendremos que esperar a la fecha del estreno de Super Size Me 2, aunque la première en el Festival de Cine de Toronto ya ha dado mucho de qué hablar.

Cada plato es un mundo, y a mí me apasiona viajar. Los que me conocen dicen que hago demasiadas preguntas, por eso estudié Periodismo y escribo sobre gastronomía, para escuchar al paladar. La cerveza clara y el chocolate espeso.

1 Comment

  • Responder septiembre 18, 2017

    Míriam

    No creo que vea el documental, porque lo del pollo me revuelve mucho. Una vez estaba en el súper, en la sección de frescos, y le pedí al carnicero que me deshuesase unos contramuslos, porque sin huesos mejor para el tupper, y me dijio que le quite también la piel, que él había trabajado en una granja y sala de despiece y que con frecuencia las vacunas que les ponen a los pollos se les quedan en la grasa de la piel. Me fastidió entera porque no soy buena cocinera y siempre dejaba la piel para no perder chicha cuando se me agarrase el pollo.

Leave a Reply