LA CABRA, UNA OFERTA INIGUALABLE

cabra

A sus 26 años, Javier Aranda ya puede presumir de haber pasado por algunas de las mejores cocinas de España. Tras su formación en la cocina del restaurante El Bohío o Santceloni, capitanea la cocina de Piñera a lo largo de dos años, y finalmente, en Mayo de 2013, decide poner en práctica todos los conocimientos adquiridos en su trayectoria profesional, embarcándose en su propio proyecto, El restaurante La Cabra.

El restaurante La Cabra, con su carácter imparable y una oferta gastronómica inigualable decide posicionarse como un espacio para todo, abierto desde la hora del desayuno hasta las dos de la madrugada, ofrece una oferta con una tendencia europea muy clara, desayunos, tapería informal de calidad, restaurante formal con productos de temporada, biblioteca para una merienda perfecta donde la sofisticación y elegancia predominan, bodega para los más sibaritas o afterwork para los más inquietos y animados. Un sinfín de posibilidades con un denominador común, alta gastronomía cuando tú decidas.

Javier lleva el mundo de la gastronomía y restauración en la sangre, toledano de nacimiento, nos cuenta que sus recuerdos de infancia están siempre asociados al restaurante que sus abuelos tenían en un pueblo de Castilla la Mancha, Villacañas, de donde proceden y al que tanto cariño muestra en todas sus palabras.

Sus ingredientes fetiches, el azafrán y la cebolla, y un plato que nos dejaría sin palabras, aunque suene raro y arriesgado, es la “Ternera, el cochinillo y anguila”. ¿Su secreto? Innovar y ser diferente, por ahora no ha incluido en ninguna de sus cartas los productos de moda como el guacamole, prefiere ser diferente, aunque nos confiesa que si en algún momento se ve en la necesidad de hacerlo, lo haría, aunque fuese a duras penas.

De la decoración se ha encargado la tía de Javier, y le damos la enhorabuena, ya que ha logrado conseguir un espacio cosmopolita, con gusto y confortable al que no se puede sacar ninguna pega porque cada detalle cuenta, y se aprecia hasta en los tiradores de las puertas, cuernos de cabras montesas que dan personalidad al restaurante de moda de la calle Francisco de Rojas, en pleno barrio de Chamberí.

La Cabra es personalidad, producto, elaboración y técnica. Un conjunto de factores que Javier y su equipo aplican a la perfección gracias al trabajo constante y al respeto. En nuestra charla con Javier, no pudimos resistirnos a la hora de preguntarle por una anécdota a lo largo de su trayectoria, y sin dudarlo y entre risas nos comentó que nunca se le olvidará cuando estaba empezando, estaba al mando de una boda de 800 personas, y el momento embarazoso llegó cuando a la hora del sorbete, la cara de los invitados empezó a cambiar, y ahí, es cuando se dio cuenta que había puesto sal en lugar de azúcar.  Nunca se le olvidará, aunque ahora, entre risas, anécdotas.

Be first to comment