LA GAMELLA

La Gamella

En una ubicación privilegiada, en frente del parque de El Retiro, La Gamella destierra el cliché de comida estadounidense igual a comida basura, ofreciendo lo mejor de la gastronomía americana fusionado con productos de la huerta española. Redescubre la hamburguesa de calidad y prueba los clásicos del brunch neoyorkino sin salir de Madrid.

Hace ya 20 años, Richard Stevens, coreógrafo americano afincado en Madrid, inaugura este restaurante, llevando su pasión por la comida y el buen vino al terreno profesional. Tras jubilarse continúan  su legado Theresa Fedel (clienta  asidua y amiga) y Fernando, (chef que con anterioridad ya formaba parte del equipo de cocina de La Gamella).  Las raíces norteamericanas de Theresa junto con la técnica española de Fernando, da como resultado una comida cosmopolita, de fusión, pero sobre todo de calidad.

La carta se basa en recetas norteamericanas mezcladas con elaboración española; como la ensalada césar o las empanadillas americanas de centollo; y viceversa: platos nuestros tradicionales que evolucionan con  productos y condimentos típicamente americanos; como los chipirones a la plancha rellenos de cebolla caramelizada con pasta negra o el fundido de queso de cabra ecológico con mojo de mango.

A pesar de que su plato estrella es el tartar de solomillo con una gota de Jack Daniels, el plato más mítico de la gastronomía yanqui: la hamburguesa, no podía quedarse fuera de la carta. Aunque elegir entre hamburguesa de pollo de corral  cebolla caramelizada y mayonesa de cilantro; hamburguesa de magret de pato, cebolla y chutney de mandarina o la clásica hamburguesa americana de toda la vida;  no resulta fácil. Habrá que ir varias veces para probarlas todas.

Comienza tomándote un blodymary o una mimosa como aperitivo y ponle la guinda final a la comida, disfrutando de postres como el brownie casero de chocolate o la tarta de queso. Y por supuesto no te pierdas el brunch de los domingos con una selección de panes, bollería, mermeladas, salmón ahumado, huevos benedictinos, etc… al más puro estilo del Upper East Side neoyorkino.

Todo esto dentro de un ambiente tranquilo, con poco más de 10 mesas y con una decoración de estilo californiano, muy colorida, ecléctica pero con un punto acogedor. Perfecto para disfrutar de una cena tranquila con amigos o recuperarte del fin de semana poniéndote las botas de 13:00 a 17:00 horas en el brunch de los domingos.

Be first to comment