La paleodieta, comer como el hombre primitivo

paleodieta

La paleodieta o la dieta del paleolítico, propone un modo de alimentación que imita la dieta de nuestros antepasados. Hay que comer con hambre y beber con sed, hacer ejercicio y recuperar la líbido según Loren Cordain. Eran cazadores y recolectores, por lo que no tenían sofisticadas técnicas de cocina. Solo alimentos sin procesar,  en su estado natural.

Parte de la idea de que hay alimentos que llevan con el ser humano desde hace 76.000 generaciones, como son carne, pescado, huevos, frutos del bosque, verduras o frutos secos. Otros llevan apenas 300 generaciones y son los alimentos procesados, azúcares refinados o aceites vegetales.

Este tipo de dieta se ha propuesto como una alimentación sana y, desde hace años, se promociona como una alternativa para adelgazar. La dieta consiste en una alimentación basada en carnes rojas y blancas, frutas y verduras, además de frutos secos y semillas. Pero además, no permite tomar alimentos refinados como harinas y sus derivados. De esta manera no sería posible tomar ni pasta ni arroz ni azúcar o dulces. Tampoco se incluye en esta dieta el consumo de lácteos, por lo que habría que prescindir de leche y de quesos.

Además, en la paleodieta sólo se permite la ingesta de agua, ningún otro líquido. Y nada de la teoría de hacer cinco comidas al día poco copiosas. Esta dieta propone lo contrario: pocas comidas al día,  ayuno intermitente, pasar 10 ó 12 horas del día sin comer, para después hacer una ingesta abundante. Así, nuestro cuerpo quema calorías y modera la sensación de apetito.

La corriente se ha vuelto tan importante que se celebran Jornadas Gastronómicas. Así ha sido durante el pasado fin de semana en el parque Paleolítico Vivo de Burgos. Las primeras Jornadas Gastronómicas de la Prehistoria han sido todo un éxito. No había cubiertos ni platos. Todo se comía con las manos, como en la Edad de Piedra.

Muchos deportistas, modelos y cocineros se han sumado a la tendencia, incluso asegurando que se trata de una dieta milagro. Sin embargo, otras voces niegan sus beneficios e interpretan que sus problemas son mayores que los puntos a favor. El hombre del paleolítico basaba su alimentación en un 35% de grasas, 35% de hidratos y 30% de proteínas. Hace 35.000 años, el consumo de grasa era el 22% y el de hidratos y proteínas un 40% respectivamente. En la actualidad, la recomendación es un 50-60% de hidratos, 30-35% de grasas y 15-25% de proteínas. Comían lo que podían, la alimentación era más oportunista.

Tomando la leche como ejemplo, diversos expertos confirman que  su consumo no es esencial, pero sí recomendable, ya que aunque el calcio puede encontrarse en otros alimentos, como los frutos secos o el pescado, es más fácil ingerir la leche que tomar la cantidad equivalente por medio del pescado.

¿Alguno lo habéis probado? ¿Pensáis que la paleodieta tiene un origen lógico o por el contrario creéis que es una frivolidad?

Estudié Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Foodie y gourmet, las dos cosas a la vez. Lo mío es el marisco, los chuletones, la cocina creativa y los restaurantes que también tienen carta de cervezas, aunque termine pidiendo vino.

4 Comments

  • […] española Helena Casas, de ciclismo en pista, sigue la paleodieta, que como hemos comentado, consiste en una alimentación basada en los hábitos de nuestros ancestros que prioriza el consumo […]

  • Responder agosto 1, 2016

    Ana

    Pues si no me equivoco, el equilibrio nutricional que propone no es nuevo y, si hacemos caso a los médicos, tampoco saludable.

    Si no he entendido mal, la paleodieta se basa en parte en suprimir los hidratos de carbono de la dieta y aumentar las proteinas. Ninguna duda de que eso adelgaza. Ya lo decían antes de la paleodieta la dieta atkins primero y la dukan después, por citar las más conocidas. Pero ninguna duda tampoco de que nutricionalmente hablando, eso no es una dieta equilibrada y puede acarrear consecuencias graves para la salud de quienes la practican. No nos olvidemos de que Dukan fue expulsado del colegio de médicos en Francia. Claro que podemos acogernos a la teoría de la conspiración, la profesión médica contra el pobre Dukan. Pero si pensamos el dineral que ha sacado Dukan vendiendo libros igual vemos las cosas de otra manera.

    Por otro lado, si pretendemos comer como el hombre primitivo, igual tenemos que comer carroña. Según parece el homo erectus se alimentaba en buena parte de las sobras de los grandes animales cazadores. No sé si nuestro estómago y paladar está preparado para comer carroña a día de hoy. Por otro lado, ¿qué nos dice que es bueno hacer la misma dieta con un estilo de vida totalmente distinto? No creo yo que el hombre de las cavernas dedicara 8 horas al día a trabajo de oficina sentado. En la época de las grandes migraciones, el hombre primitivo caminaba 50 km. al día. A ver cuantos de nosotros nos pasamos unas 8 horas en el gimnasio haciendo ejercicio, aunque sea moderado, que es lo que se puede tardar en caminar los 50 km. Y una última reflexión ¿cuál era la esperanza de vida del hombre primitivo? 30 o 40 años si no me equivoco. Pues si nos inspiramos en la dieta con hombres de esa esperanza de vida, creo que vamos mal.

    Al final, se trata de sacar dinero a la pobre gente que quiere/debe adelgazar de una manera o de otra. Qué lástima el poco respeto por el rigor y por la salud de la gente.

  • Responder julio 31, 2016

    cfs

    Que estupidez. Cual era la edad media de los hombres de las cavernas? Y el gasto energético q ellos tenían y nosotros no pq usamos el coche y el ascensor para todo?

  • Responder julio 31, 2016

    Fernando Artiach

    Yo la he siguido durante dos años y medio pasando a dieta cetónica hace año y medio aproximadamente.
    Mi ingesta de hidratos es muchísimo menor a lo que se indica en el post, no llegando a los 25 grs día (probablemente ni un 10% del alimento diario). No calculo el porcentaje de grasa y proteína, pero procuro que el consumo de la primera sea muy superior a la de la segunda.
    Llevos años leyendo sobre el tema y, tras probarlo de primera mano durante 4 años, no tengo dudas al respecto. Me encuentro mucho mejor psiquica y físicamente.

Leave a Reply