LA PULPERIA DE MILA MADRID

_jra6816

Siguiendo con su plan de reforma y apertura de establecimientos, y reanundando su colaboración con Kviar.es, el Grupo Oter inaugura su última apuesta: La Pulpería de Mila. Genuino gallego, en el que sólo se sirven productos de la tierra: mariscos, pescados, verduras y carnes, que llegan directamente a la capital desde Galicia. El nombre del establecimiento lo recibe en homenaje a Mila, famosa pulpera de O´Carballiño con más de 40 años de experiencia que participó, desde los orígenes del Grupo Oter, en todas sus jornadas gallegas en honor a San Froilán.

El pulpo, producto estrella del local, se cocina a la vista del cliente y de toda persona que pasee por el principio de la calle Lagasca, ya que la cocina, cargada de pulpos cocidos, ajos y ñoras, tiene “ojos” a la calzada. En pulpera de cobre como manda la tradición se cuece al momento el pulpo que luego se degusta a feira, parrilla, templado a la vinagreta, en arroz o en original y exquisita tortilla.

pulpo

Pero no sólo hay pulpo en Mila, también productos como mariscos, almejas de O´Grove o zamburiñas, y pescados como el rodaballo salvaje o la merluza de Celeiro vienen directamente de la lonja a Madrid y cada día se ofrece al cliente lo mejor de Galicia al mejor precio.

Completa esta estampa gastronómica unos quesos de la zona, las mejores carnes gallegas como el churrasco, carne Rixada o chuletas de vaca vieja y las verduras de la tierra como las patatas de Bergantiños, el pimiento de Padrón-Herbón. El pan de hogaza, el de Cea y finalmente, una gran variedad de postres gallegos: Filloas, leche frita o la torrija, todos de elaboración casera.

Los vinos, como entodos los restaurantes del grupo, juegan un papel importante en todo este conjuro gallego. Todas las denominaciones de origen: Ribeiro; Ribera Sacra, Valdeorras, Monterrei y Rías Baixas se sirven en cuencas de porcelana, como manda la tradición. Café de pota, orujos blancos, de hierbas y el licor de café ponen punto y final a este festín gallego.

_jra6872La decoración, nuevamente corre a cargo del diseñador Carlos Mayoral, que ha sabido combinar perfectamente espacio, colores y mobiliario para convertir este local en el paraíso gallego. “Queremos que el cliente que entre en La Pulpería de Mila se sienta como en un verdadero puerto pesquero de Galicia, de ahí que la barra dé paso a una zona de tapeo que simula una terraza veraniega, con sus toldos de rayas azules y blancos, imagen marinera que envuelve a todo el local” , comenta el propio Carlos. Completan la decoración paredes adornadas con utensilios de cobre para la cocina y una secuencia de fotos que ilustran las diversas fases de la cocción del pulpo.

La Pulpería de Mila se distribuye en dos plantas, la principal a pie de calle se muestra con amplia barra para el tapeo y da paso a una “terraza interior” con cinco mesas altas y a la zona de restaurante con una ocupación de 40 personas aproximadamente. Además, en la parte baja se encuentran dos privados con capacidad para unas 20 personas cada uno, perfecto para reuniones.

panoramica-exterior

Be first to comment