El éxito de la lista negra de personas que reservan pero no acuden al restaurante

lista negra

¿Alguna vez has reservado en un restaurante y no te has presentado sin avisar? Hasta ahora las repercusiones de hacer esto eran inexistentes pero… Las cosas han cambiado. Si decides no avisar de la cancelación podrías terminar en la lista negra que ya están usando muchos restaurantes para identificar a aquellos que les dejan tirados. Y aparecer en ella implica que volver a reservar en cualquier otro lugar te será realmente imposible.

La lista negra

La idea de crear este listado surgió el año pasado en Dimmi, tal y como os contamos hace unos meses. Dimmi es un reconocido servicio de gestión de reservas en restaurantes australianos, y nada más comenzar con esta lista  registró a más de 3.000 personas como no-show (no presentadas). A día de hoy, ya cuenta con más de 38.000 nombres. La eficacia de este sistema es evidente, pues en tan solo un año ha conseguido disminuir el número de reservas inclumplidas en un 25%.

Aunque no se use Dimmi para reservar, esta empresa ya se ha hecho cargo de enviar el listado a multitud de restaurantes para que estén lo mejor informados posible. Sin embargo, ¡que no cunda el pánico! todos aquellos que tengan la decencia de llamar con tiempo al restaurante para cancelar su asistencia, no se incluirán en la lista negra.

El objetivo

Que el cliente no se presente es una de las peores situaciones para los que se dedican a la hostelería y especialmente para los restaurantes de alta cocina. Por ello, esta controvertida medida tiene como objetivo que los restaurantes eviten grandes pérdidas económicas por mantener mesas vacías, las cuales podrían cubrir con otros comensales realmente interesados en comer en el local. Del mismo modo beneficia al cliente, ya que evitando a los no-show aumentan las posibilidades para reservar en el restaurante deseado.

Por ahora el listado está en funcionamiento en Australia pero ya son muchos los que aseguran que debería extenderse a otros países. Y vosotros, ¿que opináis sobre esta lista negra? ¿Creéis que sería posible crear una igual para los restaurantes de España?

Cada plato es un mundo, y a mí me apasiona viajar. Los que me conocen dicen que hago demasiadas preguntas, por eso estudié Periodismo y escribo sobre gastronomía, para escuchar al paladar. La cerveza clara y el chocolate espeso.

18 Comments

  • Responder marzo 11, 2017

    Gustavo

    No estoy de acuerdo,creo que deberían aplicarles la ley protección de datos de los clientes.Me imagino que a cada sector le molesta lo suyo,pero seguramente en la mayoría de los casos aparecen otros comensales y les pueden dar la mesa. Yo que me dedico al sector sanitario ,os aseguro que la cantidad de pacientes que piden hora y no acuden,ni llaman es de 1 a 3 personas diarias.¿Deberíamos hacer también una lista negra? yo pienso que no.
    Tal vez porque lo sufro ,soy de las persona que sí no acudo llamo siempre.Por lo tanto creo que es una medida excesiva,sí se aplicara en ese campo tal vez habría más sectores que quisieran aplicarlo.

  • Responder marzo 6, 2017

    Maria Armans

    Esta muy bien las listas negras. En otras cosas tambien se tendría que hacer.

  • Responder marzo 6, 2017

    Carlos Heredero

    Dando por sentado que estoy de acuerdo en que es una actitud impresentable y digna de un mal educado, ¿Cómo evitaría la lista negra que reserve a través de mi pareja o de cualquiera de los comensales que vayan al restaurante si yo estoy incluido en ella? De ninguna forma. Creo que sería poco útil.

  • Responder marzo 6, 2017

    CARLOS LERMO BELLO

    Es cierto es una indecencia reservar mesa y no acudir a la reserva o llamar al restaurante para anular la comanda.
    Veo muy correcto sancionar a los imcumplidores, para no dañar a los que cumplimos con las reservas que gestionamos.

  • Responder marzo 6, 2017

    Ruben

    Las listas negras pueden ser un despropósito por la poca fiabilidad y mal uso que se puede dar de ellas, como ya han comentado anteriormente tratar y difundir esos datos sin consentimiento del afectado y a criterio de una empresa privada que no está controlada por una institución o fuerzas del estado puede ser un delito.

    Una lista negra, para poder existir legalmente, deberá someterse a los principios que legitiman el tratamiento de datos recogidos en el artículo 6 de la LOPD que señala:

    ““1. El tratamiento de los datos de carácter personal requerirá el consentimiento inequívoco del afectado, salvo que la ley disponga otra cosa.
    2. No será preciso el consentimiento cuando los datos de carácter personal se recojan para el ejercicio de las funciones propias de las
    Administraciones públicas en el ámbito de sus competencias; cuando se refieran a las partes de un contrato o precontrato de una relación negocial, laboral o administrativa y sean necesarios para su mantenimiento o cumplimiento; cuando el tratamiento de los datos tenga por finalidad proteger un interés vital del interesado en los términos del artículo 7, apartado 6, de la presente Ley, o cuando los datos figuren en fuentes accesibles al público y su tratamiento sea necesario para la satisfacción del interés legítimo perseguido por el responsable del fichero o por el del tercero a quien se comuniquen los datos, siempre que no se vulneren los derechos y libertades fundamentales del
    interesado.”

    Por consiguiente, no existiendo una relación jurídica entre el consultante responsable del fichero común o lista negra y los titulares de los datos personales incluidos en el mismo, ni dándose ninguno de los otros supuestos mencionados en el número 2 del artículo 6 que excluirían de la necesidad del consentimiento de los afectados, para poder incluir los datos personales de los clientes se necesitará el previo consentimiento de los interesados.

    Dicho lo anterior, cuesta tan poco llamar para anular una reserva como llamar para realizar esa reserva e imprevistos nadie está exento de tener.

  • Responder marzo 6, 2017

    Maria

    Si . me parece positiva la lista negra siempre y cuando el restoran coja el teléfono cuando llamas para anular una reserva.

  • Responder marzo 6, 2017

    Ángel García

    Estoy de acuerdo con la medida. Muchas veces intentas reservar en un restaurante y te dicen que lo tienen lleno, pero si vas el día que quieres cenar te encuentras mesas libres de personas que no acudieron y no avisaron. Igual de fácil que es reservar por teléfono o por un medio como Kaviar, lo es el llamar por teléfono al restaurante o a tu asesor de Kaviar y pedir que anulen la cita. Pueden haber numerosos motivos para anularla, pero al hacerlo, das muestra de educación, civismo y mejoras el servicio del restaurante. Espero que se ponga en este Club gastronómico.

  • Responder marzo 6, 2017

    JULIO DIAZ GARCIA

    Me parece muy bien, como todos aquellas acciones encaminadas a penalizar la falta de respeto por los demás, que tantas vece queda impune. Si reservas un restaurante y después no te presentas (o al menos no avisas para cancelar la reserva), estás faltando al respeto de propietario y trabajadores del establecimiento, porque les estás impidiendo que puedan comercializar la mesa. No creo que cueste tanto hacer una llamada al local para avisar que ha surgido un imprevisto.
    Saludos

  • Responder marzo 6, 2017

    Carles Cortés

    Me parece bien. Hay que aprender a conocer el impacto que tiene no respetar una reserva efectuada. Aunque considero más eficaz el sistema de reserva dejando la tarjeta de crédito.

  • Responder marzo 5, 2017

    jose juan ceron

    Lo de las listas negras, huele a Mcarthismo y hay que establecer bien los requisitos para incluir a nadie allí, ya que de otra manera, se pueden convertir en una forma de abuso. A veces, hay quien reserva en tu nombre, y los Restaurantes, por lo común, no verifican los datos del que reserva. Por descontado que no me parece bien que se reserve sin acudir después, pero si hay que poner listas, hay que prever una también para los Restaurantes que, habiendo reservado, te llaman media hora antes, o incluso cuando ya te has presentado y te explican una mala excusa para acabar diciéndote que te has quedado sin reserva. Por supuesto que tu ya los pones en “tu lista negra”, pero sería conveniente que pudiera divulgarse esa información. De todas formas, creo que el principal problema es el mismo que en cualquier lista: poder verificar la corrección de los datos que se quieran incluir.

  • Responder marzo 5, 2017

    Vicente

    Hay una persona que me cae muy mal. Es un indecente. No se merece disfrutar de ningún restaurante. Alguien debería hacerse pasar por él y hacer reservas a las que, evidentemente, no acudirá.

    Alguna idea al respecto ?

  • Responder marzo 5, 2017

    Eljosetxu

    Independiente de su fin, que puede ser bueno. Creo que el ceder los datos personales, podría incumplir la ley de protección de datos en España.

  • Responder marzo 5, 2017

    RAFAEL GONZÁLEZ

    Completamente de acuerdo en el trastorno que supone para la hostelería este tipo de situaciones. Por mi parte, salvo imponderable siempre acudo y, salvo olvido, aviso en caso de que no me sea posible. Lo que no me parece muy adecuado es utilizar términos tan despectivos como el de lista negra en un artículo de promoción de un club gastronómico. En este caso permítanme decir que el marketing no ha sido el más acertado.

  • Responder marzo 5, 2017

    Ramón

    Hola Verónica
    La idea no me parece mala ya que no puedo entender hacer una reserva para luego decidir si voy al restaurante o no.
    No obstante para hacerlo hay que cumplir con la LOPD, lo que supone advertirlo de antemano y recoger todos los datos de la persona en cuestión que hace la reserva.
    Personalmente yo no me sentiría cómodo teniendo que identificarme cada vez que hiciera una reserva, aunque se acabe asociando al teléfono desde donde llamo. Y aun así, ¿cómo evitar que alguien de datos falsos?, ¿es que luego los van a cotejar cuando te presentas al restaurante?. Tras esa cuestión vienen las derivadas del sistema que ya se plantean en las listas de morosos, ¿cuánto tiempo te mantienen en la lista negra?, ¿de por vida?, ¿cómo salir de la lista?. ¿se pueden comercializar los datos de la lista negra?,…

    En fin, lo veo difícil y creo más en el principio de la educación de las personas y en lo que hacen algunos restaurantes como llamar poco antes para confirmar su asistencia.

  • Responder marzo 5, 2017

    María Ángeles Cabellos

    Me parece ideal y necesario la resistencia de la lista negra.
    Hay gente muy impresentable y no debe irse de rositas

  • Responder marzo 5, 2017

    Marisa Mateos

    Estoy completamente de acuerdo.
    El que no se acuda a una reserva, supone doble daño al local, uno que aparecen mesas vacias, dando el efecto de no llenar y la otra que hay clientes que se quedan sin mesa .
    Deberia existir ya!!!!

  • Responder marzo 5, 2017

    Asunción Rosado

    Las listas negras están prohibidas en España y sólo bajo determinados se podrían realizar, pero en ningún caso podrían publicarse
    Antes de hacer una lista negra os recomiendo que os leáis la normativas de protección de datos y las opiniones de la agencia con respecto a este tema

  • Responder marzo 5, 2017

    Beatriz Peralta

    Esta muy bien pensando ,pero últimamente en los restaurantes de alta cocina lo q te piden es un anticipo o señal de un 20% del total de lo q puede costarte el menú por persona, para ellos asegurarse o la asistencia o q la pérdida de esos comensales no repercuta tanto en sus beneficios.

Leave a Reply