MORE, LO MÁS DEL BARRIO DE SALAMANCA

more

La calle Jorge Juan es una de esas calles que siempre te da gratas sorpresas cuando tienes el tiempo de caminar por ellas sosegadamente. Esta vez, hemos descubierto un nuevo establecimiento que nos ha dejado sin palabras y al que auguramos un éxito rotundo,  More.

Muy cerca de la Milla de Oro madrileña, en pleno Barrio de Salamanca, nos adentramos en un local llamativo pero muy elegante, con grandes espacios y mesas robustas que te da una sensación de confort y tranquilidad difícil de encontrar en una de las zonas más visitadas y exclusivas de la capital.

Iván Sáez, tras su paso por grandes cocinas del país como Zorzal o Lágrimas Negras, se embarca en este nuevo proyecto con mucha ilusión y una técnica mucho más depurada. Aunque nos confiesa que  la esencia es la misma, el paso de los años frente a proyectos tan importantes ayudan a mejorar y a limar fallos pasados, que sin duda son el mejor aprendizaje posible.

Para Iván, gran parte de su éxito capitaneando la cocina de More, es la dedicación y buen hacer de su gran equipo, el cual, ha estado junto al chef a lo largo de los doce años de su trayectoria y ellos son los que hacen que todas las creaciones sean únicas gracias al buen ambiente que se respira entre fogones.

La oferta de More es amplia y cuidada, destacando las croquetas, el arroz meloso de carabineros, la merluza, el salmonete y el rabo de toro, todas ellas con un denominador común, el toque tradicional, innovador y atractivo creando una clara diferenciación del resto y posicionándolo entre uno de los primeros puestos de los mejores restaurantes de Madrid.

Carmen Sanz, propietaria del establecimiento, está día a día al pie del cañón preocupándose de cualquier mínimo detalle, haciéndolo tan acogedor y diferente.

Nos cuenta Iván, que Carmen ha sido la cabeza pensante en cuanto a decoración se refiere, y por ello, queremos destacar su gran gusto y precisión a la hora de elegir todos los elementos que forman More. Desde la espectacular lámpara de plumas de la entrada, el patio interior perfecto para tomar una copa o fumar sin tener que salir a la calle de forma hostil e incómoda, o sus amplios salones con diferentes temáticas. Uno de ellos con cuadros barrocos en el techo, transgresor y vanguardista, y otro, elegante y sobrio, con una de las paredes empapeladas con libros antiguos a modo de librería. Un must para cualquier ocasión.

Iván y Carmen son un tándem perfecto. Alta gastronomía, tradicional e innovadora, en un espacio diferente y confortable a todos los niveles, en el que cada detalle cuenta y crea importancia y valor añadido a una oferta difícil de igualar.

¿Un secreto? Durante nuestra visita a More quedamos fascinados con un mapamundi que está situado en la parte inferior de la sala, con un recipiente lleno de chinchetas, para que todos los visitantes de More puedan marcar el lugar del mundo dónde han sido felices. Una iniciativa de las tantas que hace que More sea tan especial.

 

Be first to comment