MANAIRO RESTAURANT

Situado en la calle Diputacio, Manairo es un restaurante de creación personal con influencias en la cocina catalana donde según su propietario y chef, Jordi Herrera:

“viene gente que le interesa la gastronomía y viene a gozar de la comida”

Esa sensación provocó que en 2008 obtuviera la estrella Michelin.

Desde pequeñito Jordi Herrera quiso ser antropólogo, pero casualidades de la vida acabó siendo cocinero. Fue profesor en la Escuela de Hostelería y Turismo CETT. Este restaurante nació como una evolución de su personalidad y de su experiencia, ofreciendo una cocina diferente a las demás ya que sus platos son una extensión de su forma y manera de cocinarlos. Además, ha incorporado a alumnos de esa escuela al equipo de cocina de su restaurante.

Su decoración es completamente ideada y pensada por Jordi Herrara. Las sillas, mesas, esculturas y lámparas son creaciones que parten de la imaginación y la mente de este chef. Para él, no existe ningún tipo de secreto, sino que el éxito del restaurante está en el trabajo. Según él, “hay mucho curro, pero más de pensar que de trabajo”.

Haber trabajado en el Majestic y en varios restaurantes de Francia, le ha servido para definir su propuesta gastronómica y reducirla a tres básicos pilares: cultura, personalidad y técnica.

“Trabajar con productos sencillos como la harina y los huevos nos encanta”.

La base de la carta se mantiene, simplemente entran y salen platos dentro de la misma propuesta gastronómica. Según Jordi:

“Los calamares a la romana, los huevos fritos y patatas engrasadas, los huevos fritos pasados por agua, chorizo de mar y montaña son los platos más curiosos y extravagantes”

Uno de los alumnos de Jordi Herrera es Roger Viñas. Desde pequeñito Roger Viñas ha tenido predilección por la cocina ayudando a su madre a cocinar. “Yo era muy malo en los estudios y sólo quería cocinar”. En 1992, comenzó a trabajar en el Hostal de la Gloriá del pueblo de Viladrau. Después accede a la Escuela de Hotelería y Turismo CETT donde compagina estudios y trabajo en el restaurante Mas dels Arcs a Palamós. Terminado el curso, comienza a trabajar en el restaurante Semproniana de Barcelona y en el restaurante Ca Lú de Vicon de la comarca de Osona. Vuelve a la ciudad condal para hacerse cargo del Talaia Mar y, después, de dos años trabajando en el Principado de Asturias regresa para finalmente formar parte del equipo del Manairó.

Actualmente se dedica a ser el sommelier y jefe de sala de este restaurante.

“Tenemos una bodega con vinos de todos los lados: catalanes, nacionales e internacionales”

Además, Manairo posee un conjunto de vinos, tintos y blancos, que son hechos exclusivamente para ellos.

Descubre el restaurante de Jordi Herrera, donde la personalidad, el estilo y el alma de este cocinero se revela en cada plato, en cada rincón de Manairo.

1 Comment

  • Responder abril 23, 2012

    Lydia

    Es pequeñito y tampoco muy famoso, pero está buenísimo, recomiendo las croquetas de pollo rustido con verduras salteadas y sepionetas

Leave a Reply