5 NEGOCIOS CULINARIOS QUE NECESITAS DESCUBRIR

altbombilla
Renovarse o morir. Si de algo vamos a hablar en este post, va a ser precisamente sobre cómo no solo los restaurantes, sino también los clientes y usuarios nos hemos tenido que reinventar y exigir en el ámbito gastronómico.
Apps, restaurantes, startups… vamos a hacer un recorrido por algunas de ellas y los nuevos modelos de negocio que esconden.
Linkinfood

Fundada por el emprendedor malagueño Darío Carrasco que no podía vivir siempre de los tuppers de su madre, se trata de una plataforma social que sirve de nexo para cocineros y usuarios que necesitan o quieren disfrutar de comida casera pero no cocinan por diversos motivos. Se basa en la economía colaborativa: el objetivo fundamental es ponerlos en contacto para que así compartan gastos y los usuarios disfruten de comida casera. Los cocineros suben los platos y el usuario busca lo que quiere comer, localizándolo a través de un mapa en el rango que desee. Dotan a los cocineros del carnet de manipulador de alimentos de manera gratuita y, dentro de la plataforma, explican también algunos pasos para una cocina higiénica. Además, ayudan al medio ambiente reduciendo el food waste.

E-grocery

Basado en dos factores: la figura del personal shopper y la conveniencia para garantizar la entrega rápida. El personal shopper realiza la compra del producto fresco para el usuario y entregárselo en torno a una hora. Aquí vemos cómo la imposibilidad de ir a hacer la compra por falta de tiempo o simplemente porque no nos apetece y preferimos hacer otras cosas, ha hecho que cada vez aparezcan más empresas de e-grocery, como las más conocida Out of milk o Anylist (no disponibles en España aún). En nuestro país, Ulabox, DeliberryLola Market e, incluso, Amazon Prime Now, reman en el mismo barco.

Kook

Más allá de la Thermomix, se trata de un proyecto que desarrolla, produce y comercializa un robot que cocina en tres dimensiones. Es una impresora 3D integrada en un horno de cocina profesional. Un capricho para #foodies con el que cocinar será sencillo. Además, incorpora un sistema de refrigeración diseñado para controlar la temperatura de fermentación de bebidas en barricas de madera. Otro claro ejemplo sobre cómo a los que no les gusta cocinar, pueden salvarse la vida.

Ziferblat

¿Cuánto pagarías por un café? ¿O por un té? En esta cafetería londinense todo es gratis. Excepto el tiempo. Exactamente, tienes que pagar 1,8 libras por hora, unos 2,15 euros. Además de dar barra libre de galletas, cafés y tés, también hay una cocina disponible por si alguien se anima a preparar algo. Y, aunque la limpieza de las tazas y platos no es obligatoria, es bastante habitual que los clientes lo hagan.

Panera Bread

Aquí pagas lo que creas que vale. Panera de Saint Louis (EEUU) propone una oferta sin precio dentro de un menú repleto de platos con precio fijado. Pero es opcional. Así, el cliente paga lo que cree que vale, mientras que el restaurante recomienda un precio de mercado.

Y así un sinfín más de las que ya hemos ido hablando y conocemos. Si algo nos queda claro, es que en este mundo en el que está casi todo inventado, siempre exigimos más y más y no solo buscamos sentarnos a comer en un restaurante. Esperamos que sea todo toda una experiencia: desde la compra online, la comida a domicilio y hasta las máquinas que hacen nuestra comida, pasando por restaurantes que aporten valor añadido.

Escribo poesía y ahora gastronomía. No sé de qué disfruto más, pero si tengo que elegir, me quedo con cualquier plato en una barra de bar, acompañado de una copa de vino y mi libreta.

Be first to comment