Real food: La tendencia que apuesta por la comida real

real food

El Real Fooding es un movimiento que apuesta por una alimentación sana y libre de alimentos ultraprocesados. Carlos Ríos, nutricionista e influencer, explica cómo se ha pasado por alto el grado de procesamiento de los productos y alerta del posible perjuicio para la salud. Nos enseña a comer como lo hacían antaño, con productos naturales o procesados de forma saludable, lo que se conoce como real food. Volver a los orígenes es ahora una apuesta vanguardista, por el cambio tan radical que ha sufrido nuestra alimentación  desde la creación de este tipo de alimentos.

Ríos también pone el foco de atención en el desconocimiento de la población ante la oferta de productos que se venden en los supermercados, alrededor de un 80% de los alimentos son ultraprocesados. Un estudio sobre hábitos de consumo publicado por Public Health Nutrition alerta de que más del 20% de los alimentos que se consumen en España son ultraprocesados. Por otra parte, existen productos que parecen saludables y no lo son: “light”, “zero”, “desnatado” o “bajo en grasa” son algunas de las etiquetas que la publicidad utiliza como reclamo. Un ejemplo son las bebidas vegetales, cuyo segundo ingrediente suele ser el azúcar, en la mayoría de ocasiones.

La visión de los expertos

Los ultraprocesados, además, podrían estar detrás de la tendencia al aumento de peso de la población española, que se refleja en el Estudio Nutricional de la Población Española, que publicó la Revista Española de Cardiología en 2016. Según los datos de este estudio, más de la mitad de la población (60,9%) de entre 25 y 64 años sufrían sobrepeso.

Las harinas refinadas, las grasas poco saludables y los aditivos también son muy comunes en los ultraprocesados, según explica la también nutricionista Andrea Sorinas. Sin embargo, la publicidad camufla estos aspectos bajo la imagen de “comida saludable”. Estas sustancias además de aportar calorías vacías son perjudiciales para la salud. “A menudo, para la fabricación de un alimento muy procesado, se elimina una parte muy importante del alimento original”, advierte Sorina.

La recomendación en cuanto a este tipo de alimentos es sencilla: cuanto menos, mejor. Sin embargo, el realfooding no implica no poder salir a cenar fuera de casa. Siempre existen alternativas de restaurantes que ofrecen comida ecológica, que trabajan con materia prima de calidad y que consideran la nutrición saludable como un derecho.

Real Food en nuestros restaurantes favoritos

En Sant Antoni, Barcelona, encontramos a The Juice House, un restaurante que apuesta por la honestidad a la hora de preparar sus platos. Allí los productos naturales y ecológicos procedentes de proveedores locales son los protagonistas.

El huerto propio de Mala Hierba garantiza la calidad de su oferta gastronómica. La alta cocina del chef Fabio Gambirasi, combinada con los mejores productos de la tierra y el mar convierten a este restaurante en una apuesta segura.

Y tú, ¿sabes lo que comes?

2 Comments

  • Responder junio 10, 2018

    CARMEN

    Y ya no es solamente eso…es que la innovación en la cocina y el deseo de destacar haciendo cosas diferentes, ha llegado a unos extremos absurdos. El tema del pan, por ejemplo. Hemos vuelto a encontrarnos en los restaurantes unos panes, que serán muy sanos, pero destrozan la boca al comerlos. Teníamos unos panes deliciosos, blancos o integrales, suaves, con frutos secos, con albahaca, con semillas, pero pan tierno y ligero, y sin embargo ahora los restaurantes te ofrecen una cesta de panes “salvajes” que te destrozan la boca cuando los masticas. Esos panes que se comían en la guerra. Yo comprendo que se quieran emplear materias primas naturales, pero señores, se puede hacer pan, con técnicas actuales, y no volver a esos panes tan rústicos que ya digo recuerdan a lo que se comía en la guerra o la post guerra. Quiero que el los restaurantes me vuelvan a ofrecer panes blancos o integrales, suaves y tiernos, no esos “chuscos” destroza paladares.

    • Responder junio 11, 2018

      Adrián Díez de la Puente

      ¡Gracias por el comentario Carmen! Es cierto que hay que seguir innovando en la cocina, pero por supuesto respetando los gustos del cliente, como comentas. Un saludo.

Leave a Reply