RESTAURANTE LÚA MADRID

luablog2

Igual que hay restaurantes y restaurantes, dentro de los mejores de ellos, también hay cocineros y cocineros. Y Manuel Domínguez, es uno de los que podrían calificarse “de primera”, esos cocineros que lo llevan en la sangre y que trabajan con sentimiento, con absoluto amor por lo que hace.

Nacido en Carballiño, cuna del “Polbo á feira” (Pulpo a la feria), mientras estudiaba empresa y cocina a la vez en la escuela de Villamarín, se iba de cuando en cuando con la familia pulpeira de sus padres cada vez que necesitaba unas perrillas. Y de ahí nace su afición.

“El hecho de poder hacer algo con tus propias manos y que la gente te lo agradezca es el verdadero lujo y éxito personal. Además, para mí que no trabajo con carta mucho más. Hacer lo que me gusta cada día y que la gente pague por ello agradecida. Eso sí que es el lujo”.

Completó Manuel su formación entre el Parador de Verín en su Galicia natal, Goizeko Kabi ya en Madrid, y finalmente, hizo un año de cocina al vacío, “sí, cocina en una bolsa, tiene su interés. Pero después de esto pensé que montaba un restaurante o me retiraba”.

Así nació en 2005 Lúa, en un pequeño local de Zurbano que, ahora que se han trasladado a Eduardo Dato, pasa a convertirse en una auténtica casa de comidas gallega con guisos del día y donde siempre estará presente el pulpo como homenaje a Galicia y a su familia de pulpeiros. Pasa a llamarse “A casinha do guapo”, en honor a su padre apodado el guapo, quien murió a los tres días de abrir el primer Lúa.

“Es una apuesta para volver a lo de siempre. Se están perdiendo los sabores. Esta profesión es mucho más que salir en la foto, y yo humildemente quiero colaborar para volver a las raíces.”

Pero volvamos a Lúa, luna en gallego, recién inaugurado hace dos meses el segundo local, mucho más amplio y luminoso. Lo ha decorado él, buscando una imagen limpia y elegante, pero a la vez con un punto informal, donde la gente se sienta relajada. Destaca un cuadro de un gran artista gallego como él (por artista y por gallego), “Un porco y tres porcas” de Antón Lamazares, quién expone ya sea en el Reina Sofía como en Japón, Berlín, México…

Aquí Manuel sigue haciendo lo que más le gusta, cocinar, y sigue con su fórmula de siempre: no hay carta. Ofrecen siempre un menú de 5 platos además de un aperitivo. Un primero frío de cuchillo y tenedor, un segundo de cuchara, después pescado, un plato de carne y finalmente el postre, y ojo a este último que estamos en época de torrijas.

Sus platos se ajustan al mercado, a los productos que cada temporada ofrece. Algo novedoso es que los vinos se ofrecen a precio de coste, “solo cobramos euros de descorche, así todo el mundo puede alcanzar vinos maravillosos que de otra forma demasiado caro. Esto es importante porque el menú crece con un buen vino”.

Y finaliza diciendo: “Tenemos que empezar a recuperar los valores. Volver a lo de siempre. Salir de la crisis volviendo a poner los pies en la tierra”. Y nada mejor que empezar a ponerlos en este nuevo (solo por fuera) Lúa. ¿Vosotros ya habéis estado?

 

Calle de Eduardo Dato 5
+34 913 95 28 53

2 Comments

  • Responder marzo 27, 2012

    Irene

    Recomiendo tartar de atún rojo, guacamole de wasabi y nachos en polvo, espectacular.

  • Responder marzo 22, 2012

    Consu

    Me ha encatado el sitio, seguramente ire a probar, espero cumplir mis espectativas!

Leave a Reply