¿Sabe España vender su gastronomía?

comida-española

Los españoles estamos encantados de conocernos, tenemos gran apego por la dieta mediterránea y valoramos en cierta medida nuestra gastronomía, a la que consideramos como una de las mejores del mundo. ¿Pero fuera de España alguien conoce nuestra gastronomía? No. Si hablamos en serio y no teniendo en cuenta polémicas como la del emoticono de la paella ni las imitaciones hirientes de la tortilla, la sangría o el gazpacho que se perpetran en el extranjero, no se conoce. Ni siquiera hemos sabido vender el concepto de tapas que es único en el mundo. Sencillamente, España no sabe venderse.

A diferencia de Italia o de Francia, España no ha sabido vender una gastronomía vasta y riquísima. En cualquier país extranjero en las zonas turísticas encuentras restaurantes chinos, japoneses,italianos... ¿Y un restaurante español? No, no los hay. Tampoco saben destacar ningún plato más allá de la paella. Sin embargo si pensamos en la cocina italiana todos tenemos en mente el risotto, la pasta de múltiples tipos con varias salsas, la pizza e incluso el lambrusco y productos de charcutería. Todo el mundo brinda con champán y consume foie.  ¿Esto es porque su cocina o sus productos son mejores? No, simplemente han sabido venderlos. 

¿Por qué no vendemos mejor nuestra gastronomía?

Un chef destacado que siempre ha mantenido esta idea es Sacha Hormaechea, con ejemplos notables: “¿Has visto alguna vez a la selección española ganando un Mundial comiéndose un jamón? ¿Has visto alguna vez que en la curva de Jerez se celebre el campeonato de Moto GP con una copa de Manzanilla? Entonces el mundo entero lee que nuestros productos no están bien. No hemos colocado ni un solo plato en la memoria nueva de la cocina internacional.”

Probablemente el motivo sea que España, por su contexto socio-político siempre ha mirado hacia dentro y una vez se abrió, hemos querido interiorizar todas las corrientes de fuera. O quizá sean otras las causas. Nos da vergüenza presumir de los productos increíbles que tenemos, el jamón, el aceite, los quesos, los vinos, carnes, asados, pescados, conservas, guisos como el cocido, la fabada…  y cómo no, el marisco gallego.

Tapas italianas, tapas griegas y tapas japonesas

¿Por qué aceptamos como excelente cualquier parmesano y no valoramos en su justa medida un buen queso manchego? Un producto que conoce todo el mundo y se asocia con España es el chorizo, pero nos da vergüenza utilizarlo y reivindicarlo porque no es considerado tan elegante o delicado como otros.

Sin embargo aceptamos sin discusión un ceviche, el sushi, el risotto, los tartares o cualquier otro plato extranjero de moda. Incluso las tapas, un concepto español, ha sido caricaturizado e imitado por el resto de países y ahora se venden tapas griegas, tapas italianas o tapas japonesas.

Necesitamos ser más proteccionistas con lo nuestro para buscar la internacionalización de nuestros productos. Debemos empezar a valorar nuestra cultura y reivindicar la tradición al igual que han hecho todos los países que dominan el mundo de la gastronomía.

¿Aprenderemos en algún momento a vendernos? ¿Veremos jamón, tortilla de patatas, marisco gallego o alioli triunfando en los restaurantes de todo el mundo?

Estudié Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Foodie y gourmet, las dos cosas a la vez. Lo mío es el marisco, los chuletones, la cocina creativa y los restaurantes que también tienen carta de cervezas, aunque termine pidiendo vino.

Be first to comment