BISTRÓ

CARIPEN MADRID

Oscuro, divertido, clandestino, setentero, farandulero… todos estos adjetivos sirven para calificar a este mito de la noche madrileña. El antiguo tablao flamenco de Lola Flores y el Pescaílla, fue recuperado en el 93 por el dueño de L´Obrador, Daniel Bouté, que junto con Françoise su mujer ha conseguido traer a nuestro país la esencia de un típico bistró parisien.