El 75% de turistas españoles hace viajes gastronómicos

Viajes gastronómicos

El turismo gastronómico es un negocio emergente. Cada día son más los visitantes que llegan a nuestro país seducidos por lo que se cuece en los fogones españoles. Quieren descubrir desde dentro nuestra gastronomía y tener experiencias culinarias reales, tal y como hacemos nosotros en nuestras casas, en los bares o en los restaurantes. Por ello, más de un tercio del gasto de un turista se dedica a la alimentación. Pero no solo está creciendo el turismo internacional, sino que los viajes gastronómicos a nivel nacional siguen en aumento y de su mano, el turismo gastronómico.

Como muestra, tres de cada cuatro turistas españoles realizan viajes para disfrutar de la gastronomía según el II Estudio de la Demanda de Turismo Gastronómico elaborado por Dinamiza. Según otro estudio, de Booking en este caso, uno de cada cinco viajeros elegirá su destino tomando en cuenta únicamente la gastronomía en 2018. Casi dos de cada tres turistas afirman que la gastronomía influye en gran medida en la elección del destino, pero éste no es el único motivo.

Podemos comprobar que la gastronomía es un importante factor de competitividad entre los destinos turísticos y tiene un papel decisivo en la imagen de los mismos. Uno de los puntos a favor del turismo gastronómico es que los turistas que atrae son de calidad, producen un gasto medio mayor y son respetuosos con la cultura local. También existe un turista gastronómico puro, el cual visita un destino únicamente por su gastronomía. Una parte importante de este tipo de viajeros no realiza pernoctación, pues elige normalmente lugares cercanos, con una frecuencia mensual o trimestral.

Los destinos preferidos en los viajes gastronómicos

Entre los destinos gastronómicos favoritos se encuentran regiones y ciudades que llevan mucho tiempo apostando por la gastronomía. Por ello su modelo turístico gira entorno a ella, como en el caso de San SebastiánMadridBarcelonaBilbao o Logroño. Municipios más pequeños y comarcas como GijónO Grove, o El Bierzo, también se están convirtiendo en auténticas mecas de la gastronomía. Los turistas internacionales buscan restaurantes tradicionales que ofrezcan productos típicos de la zona y vinos locales. Además, las tapas y los pintxos han multiplicado su demanda por parte de este tipo de turistas.

Los turistas gastronómicos también aprovechan estos viajes para realizar otras actividades como comprar productos locales, visitar bodegas y conocer mercados de abastos y lonjas. Del mismo modo eligen actividades que son menos frecuentes, como visitas a cultivos de azafrán, almazaras de aceite o conocer las dehesas de Extremadura. Por supuesto, eventos como las rutas de las tapas, semanas temáticas sobre un producto concreto y otras iniciativas similares incentivan aún más este interés.

En definitiva, la gastronomía ha sido y sigue siendo un elemento dinamizador de la economía española, con un fuerte impacto en el sector de la hostelería. Un atributo diferenciador de la Marca España y de Saborea España.

¿Es uno de los factores que marca la decisión de tu destino?

Estudié Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Foodie y gourmet, las dos cosas a la vez. Lo mío es el marisco, los chuletones, la cocina creativa y los restaurantes que también tienen carta de cervezas, aunque termine pidiendo vino.

Be first to comment