Y tú, ¿qué tipo de foodie eres?

blog2

Desde que existen las redes sociales y la gastronomía está más de moda que nunca existe la figura del foodie. Un impulso irrefrenable por compartir todo lo que come o los restaurantes a los que asiste son algunos de los rasgos que los caracteriza. Tan extendido está este fenómeno que se han creado aplicaciones enfocadas a hacer fotos de comida. Por ello en Alemania han prohibido tomar fotografías sin el permiso del creador, intentando frenar esta práctica, aunque parece una tarea difícil. ¿Qué tipo de foodie eres? Vamos a intentar responder a esta pregunta.

Ser foodie o comidista ya no es una moda, es un fenómeno asentado y aceptado por todo el mundo. Que levante la mano quien no haya sacado una foto a algún plato de comida. Hemos llegado al punto de crear hashtags y términos específicos para no perder detalle, los foodfies,  selfies de lo que comemos.

Foodie

Foodie

Desde que existe este fenómeno se ha intentado clasificar a los foodies según sus costumbres, los tipos de fotos que comparten y las tendencias que siguen. Hemos visto muchas clasificaciones sobre ellos, pero la última de Angulas Aguinaga dividiéndolos en 6 tipologías nos ha convencido.

¿Qué tipo de foodie eres?

Sofisticador: Si eres una persona social y que entiende la gastronomía como una oportunidad de ocio, seguro que eres un amante de la comida muy sofisticado. Te gusta usar las redes sociales para inspirarte gastronómicamente hablando y compartir tus experiencias únicas y sensoriales desde el ego.

Slowconsumer: Este tipo de foodie defiende el producto local, natural, ecológico, biológico, así como su forma de consumirlo: despacio, tomándose su tiempo y siendo muy exigente con los resultados. No importa tanto el tiempo que dedique a cocinar como la excelencia del resultado.

Healthy lover: La persona que lleve la deportividad y vida sana por bandera aquí está su hueco. Un healthy lover se decanta por comida natural y está muy pendientes de las propiedades y nutrientes de los alimentos que consumen.

Anfitrión: Usa las redes sociales para inspirarse y buscar ideas innovadoras que sorprendan a los invitados (porque le encanta cocinar para los demás).

Simplificador: No rechaza la creatividad pero apuesta por la vuelta a los clásicos. Productos sencillos y simples que faciliten la comida del día a día.

Economicoeficiente: La persona que se identifique con este modelo no participa mucho en las redes sociales, no es un foodie empedernido, simplemente apuesta por platos ricos a buen precio y que parezcan muy sofisticados, aunque no lo sean.

¿Te identificas con alguno?

Estudié Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Foodie y gourmet, las dos cosas a la vez. Lo mío es el marisco, los chuletones, la cocina creativa y los restaurantes que también tienen carta de cervezas, aunque termine pidiendo vino.

Be first to comment